domingo, 15 de abril de 2018

El trauma y Star of Bethlehem, la Estrella de Belén

El trauma tiene relación con la pérdida de conexión: con nosotros mismos, con nuestros cuerpos, con nuestras familias, con los demás y con el mundo que nos rodea.
 
Una de las Flores de Bach que nos ofrece su ayuda en la superación del trauma o de las situaciones traumáticas es Star of Bethlehem, uno de los cinco remedios que forma parte del remedio Rescate o Rescue Remedy.
 
El doctor Edward Bach en su obra Los doce sanadores se refiere a este remedio como:


Para aquellos que están turbados y en circunstancias que, durante un tiempo, les producen gran infelicidad. El shock de las malas noticias, la pérdida de alguien querido, el miedo que sigue a un accidente y otras situaciones traumáticas semejantes. Este remedio traerá bienestar y consuelo  a aquellos que durante un tiempo rechazaban ser consolados

El trauma tiene efectos sobre nuestra autoestima, la confianza en nosotros mismos, los sentimientos de bienestar y la conexión con la vida.
El factor crítico del trauma es la percepción de amenaza y la incapacidad de lidiar con ella.
Los recuerdos que tenemos de sucesos abrumadores quedan almacenados como experiencias fragmentadas en nuestros cuerpos, no en la parte racional de nuestro cerebro, de ahí la importancia de conectar con nuestras sensaciones corporales.
Cultivar la conciencia corporal, vivir conscientes de nuestro cuerpo nos otorga una sensación de vitalidad y propósito en todos los aspectos de nuestra vida.

Es importante destacar la figura del terapeuta floral como acompañante en la terapia con Flores de Bach, ya que las Flores de Bach nos ponen en contacto con nuestro interior y al llevar la atención a nuestro interior la figura del terapeuta como acompañante nos hace sentir más seguros.
Star of Bethlehem nos ofrece consuelo, superación y armonización.
Los aspectos que podemos mejorar con la toma de este remedio son de reparación, restauración y paz interior tras situaciones que nos han resultado traumáticas, nos ayuda a superar nuestro malestar y nuestro dolor, por ello en situaciones de duelo si el doliente opta por la toma de los remedios  es importante que Star of Bethlehem esté presente.  




Hay estrellas que iluminan, estrellas que guían, hay estrellas fugaces y hay lluvia de estrellas, hay una estrella que ayuda en el plano emocional y en el plano físico, una estrella que tambien cura heridas del alma, se trata de Star of Bethlehem.

Fotografía: Pilar Vidal Clavería
Terapeuta floral  
Counseling integrativo-relacional de duelo y pérdidas


 Las informaciones sobre les Flores de Bach que aparecen en los artículos de este blog son únicamente de carácter orientativo e informativo. Cada persona necesita un tratamiento individualizado, que debe ser prescrito por un terapeuta floral acreditado.   

miércoles, 28 de marzo de 2018

Necesidades relacionales y Flores de Bach

Las necesidades relacionales están presentes cada día de nuestra vida, no son únicamente necesidades de la infancia o las que experimentan los adultos que han sido privados de relación cuando eran niños.

Las necesidades relacionales están presentes a lo largo de todo el ciclo de la vida desde la infancia temprana hasta la vejez.

Una necesidad relacional es una aspiración, un deseo, un anhelo de algo que nos ha faltado y cuyo origen es relacional.

Podemos hacer una comparativa entre las necesidades relacionales y las emociones en cuanto en que ambas sin son atendidas en caso de las necesidades relacionales o gestionadas en caso de las emociones, desaparecen y podemos pasar a la siguiente experiencia.

En cambio cuando una necesidad relacional no se satisface, persiste en modo de carencia que al igual que una emoción no elaborada persiste como estado emocional, ambos carencias y estados emocionales requieren atención, energía y son un desgaste en nuestra vida.

La correlación también es, que si nuestras necesidades relacionales no se satisfacen se pueden manifestar como estados emocionales: enfados, baja tolerancia a la frustración, miedos, inseguridades, baja autoestima, tristeza, melancolía....

El ser humano es un ser relacional, ser humano es estar en relación con los demás.

Nuestras necesidades relacionales y nuestras emociones, además de nuestras sensaciones, nuestras ideas y fantasías nos permiten de una parte realizar un contacto interno, intrapsíquico, y  por otra un contacto externo, interpersonal,  para pedir ayuda, poner límites,  mantenerlos y disfrutar del intercambio con las demás personas.

Las relaciones nos permiten desarrollar el interés por los demás y hace que aparezcan las capacidades de empatía, de afinidad y de compasión.

Las necesidades relacionales no se explican, sino que se atienden, se responde a ellas.

En el acompañamiento  terapéutico con las Flores de Bach es sumamente importante atender a las necesidades relacionales de los clientes,  algo que aplico en la consulta especialmente a partir de mi formación de Counseling integrativo-relacional en duelo y pérdidas en el Instituto IPIR de Barcelona.

Siguiendo el modelo integrativo-relacional, atiendo las necesidades relaciones de los demás y también aprendo a reconocer y a poder atender las mías propias.

Menciono a continuación algunas reflexiones que hablan de las relaciones humanas y de su importancia

Los seres humanos desde que nacemos y somos tomados en brazos, nos miran y miramos y nos sonríen y sonreímos, creamos nuestra identidad, quien soy yo en el mundo tiene que ver con los primeros contactos, yo me construyo en la mirada y en la relación, el proceso de vinculación desde niño es un proceso de construcción de mi identidad y las figuras de referencia van a ser significativas toda la vida.

Alba Payàs  (1)

Los seres humanos crecemos y nos desarrollamos en comunidad con los otros. En nuestra matriz afectiva existe una necesidad acuciante de afecto, que no es sino la necesidad de pertenecer. Es la más aguda necesidad social del ser humano.

Amanda Céspedes Calderó (2)

La buena calidad de la relación terapeuta-paciente es lo más curativo que hay. ¡No existe mejor medicina! John Read (3)

La relación en el ser humano es una necesidad, el contacto con el otro es algo tan natural como el movimiento de una flor hacia el sol.


Desde que somos niños necesitamos el contacto con el otro, algo tan necesario como el alimento y el cobijo.

Podemos diferenciar las necesidades relacionales en tres grupos:

- Apoyo

- Protección

- Información.

Para mantener viva una relación contamos con dos pilares básicos la honestidad y el respeto.

Tener en cuenta a las necesidades relacionales y el cómo atenderlas puede ser de gran ayuda, tanto si acompañamos a personas desde una consulta floral, como para tenerlas presentes en nuestras relaciones con las personas que nos rodean.

Si estas necesidades relacionales no han sido o no son satisfechas provocan unas carencias que quedan al igual que las emociones no elaboradas instauradas como estados emocionales, estados emocionales que pueden ser atendidos por las Flores de Bach.

Las Flores de Bach nos ofrecen su ayuda a través de lo que nos aportan y de las lecciones que nos muestran.

Observamos una carencia provocada por una falta de atención de una necesidad relacional e indagamos como ha quedado instaurada en la persona como estado emocional.

A través de la relación terapéutica podemos atender a la necesidad relacional no satisfecha y  además las Flores de Bach ofrecen el equilibrio y la armonización de los diferentes estados emocionales.

Para definir las necesidades relacionales me baso en la obra de Richard G. Erskine, Más allá de la empatía Una Terapia de Contacto-en-la-Relación
A cada una de ellas podemos asociar alguna de las Flores de Bach, una asociación  que responde a las particularidades que atienden los remedios y que se puede adaptar a las peculiaridades de cada uno de nuestros clientes.

Siempre hay que tener presente cual es la necesidad relacional que emerge en primer plano para así poder atenderla.

1) La Seguridad

Richard G. Erskine nos habla de las necesidades que deben ser atendidas en una relación terapéutica y la primera de ellas, en ese contacto con el otro es la seguridad.

La seguridad es la base para estar sin riesgos, a salvo, sintiendo el respeto del otro hacia uno mismo.

La seguridad permite sentirse vulnerable y tener confianza en el otro.

Una relación terapéutica desde la seguridad es sólida y no hay juicio por parte del terapeuta.

El terapeuta ESTÁ desde el respeto, el cuidado y cree en el cliente. El cliente se siente seguro aporta exposición y riesgo, se sabe respetado y aceptado en sus peculiaridades.

Cuando estamos delante de un cliente lo más básico que debemos ofrecer es la SEGURIDAD.

Cuando nos sentimos seguros sentimos la ausencia del rechazo o del ridículo.

Cliente: Me siento seguro cuando se que se respetan y protegen mis vulnerabilidades

2) La Valoración

Vivir el sentirse valorado, valioso, como una necesidad relacional, ayuda a reconocer esta necesidad como algo normal, como parte integrante de uno mismo,  sentirse valorado de nuevo desde el respeto también aumenta la autoestima.

Podemos en una relación terapéutica asociar el ser valorado al ser comprendido por el terapeuta y proporcionar al cliente un valor a sus palabras, sus pensamientos y  sus sentimientos los cuales tienen una función y un propósito.

A partir de la valoración por parte del terapeuta, el cliente se permite conectar con su pasado, se le da permiso para aceptar lo que había.

De la valoración se llega a la normalización de comportamientos a los que se accede sin vergüenza ni distorsión, sin adoptar una actitud de defensa.

Los comportamientos tienen que ver en muchas ocasiones con necesidades no satisfechas en nuestra niñez, el reconocerlas permite afrontarlas y darse cuenta de su función.

Descubrir y comprender la función de un comportamiento o de un estado emocional permite encajar partes de nosotros mismo que hasta el momento eran negadas o rechazadas, era lo mejor que pude hacer para enfrentarme a una situación difícil.

Cliente: Me siento valorado cuando me reconocen que es importante para mi supervivencia lo que manifiesto a través de mis palabras, mis gestos o mis acciones

La falta de atención a las necesidades relacionales de Seguridad y Valoración desencadenaran estados emocionales establecidos como defensas y hará que se puedan fijar en nosotros el miedo, la desconfianza, las fobias, la paralización,  el pánico, las adiciones, las evitaciones, la hiperactividad, la ansiedad.

Obtenemos seguridad y valoración a través básicamente de la confianza,  veamos que Flores de Bach nos la pueden aportar

Mimulus, nos ofrece el valor de la confianza para afrontarnos a los miedos de la vida cotidiana.

Las lecciones que aprendemos a través de Mimulus son las de la compasión, la confianza, el coraje y la motivación

Rock Rose, nos ofrece el valor del coraje delante del terror que nos paraliza.

Las lecciones que aprendemos a través de Rock Rose son las del coraje, el valor, el movimiento y la confianza

Gentian, nos ofrece el valor de un buen estado de ánimo ante la desconfianza generalizada.

Las lecciones que aprendemos a través de Gentian son las de la comprensión, la perseverancia y la confianza.

Larch, para responder con seguridad ante los retos de la vida.

Las lecciones que aprendemos a través  de Larch son las de la seguridad, la confianza en uno mismo y de nuevo la perseverancia.

La falta de valoración nos hará entrar en estados emocionales de falta de confianza, como sucedía con la necesidad relacional de la seguridad y también en estados de baja autoestima, egocentrismo, soledad, necesidad de atención.

Heather, la ayuda ante la obsesión por la búsqueda de compañía.

Las lecciones que aprendemos a través de Heather son las de la solidaridad, la generosidad, la atención y el interés por los demás.

3) La Aceptación

Nos será más fácil hablar de esta necesidad relacional, la de la aceptación, si recordamos la mirada de un niño proyectada en uno de sus adultos de referencia que ofrezca protección, ánimo e información.

El niño busca información, busca una figura estable, constante,  que le ofrezca protección, apoyo y confianza, vemos que una vez más aparece la confianza.

En la relación terapéutica si esta necesidad no ha sido atendida será significativo y se podrá pasar por un estado de idealización del terapeuta por parte del cliente, una idealización que es una petición de protección.

Cliente: Me siento aceptado cuando me siento protegido, mientras alcanzo mi autorrealización

4) La Reciprocidad 

El estar con alguien que haya vivido lo mismo que yo me hace sentir entendido sin que las palabras sean la única clave de comunicación. Cuando sientes que el otro ha experimentado algo parecido, o cuando a través de su empatía sientes su apoyo, se refuerza una normalidad que conduce al ser aceptado, respetado y cuidado.

Cuando la vergüenza o la culpa están muy arraigadas como estados emocionales la reciprocidad potencia su disolución.

Cliente: Me siento entendido cuando cuento con tu apoyo y tu sensibilidad

El no haber satisfecho la necesidad de aceptación  podrá desencadenar en estados emocionales de indecisión, sin olvidar de nuevo falta de confianza,  podemos atenderlos a través de:

Scleranthus, nos ofrece el valor del equilibrio ante la oscilación constante.

Las lecciones que aprendemos a través Scleranthus son las de la estabilidad, la actitud equilibrada, confianza para tomar decisiones, espontaneidad.

Agrimony, nos aporta el valor de la paz interior ante el sufrimiento de la farsa.

Las lecciones que aprendemos a través de Agrimony son las de paz interior, tranquilidad, quietud, liberación y objetividad.

Clematis, nos aporta el valor de la presencia para poder conseguir materializar nuestros sueños.

Las lecciones que nos enseña Clematis son las de la bondad, la concrección, la presencia y el compromiso.

Centaury, nos ofrece el valor de la fortaleza ante la sumisión hacía los demás.

Las lecciones que aprendemos de Centaury son las de la firmeza, la fortaleza, la liberación, poner límites en las relaciones con los demás.

La carencia por no haber sido atendida la necesidad de la reciprocidad  se puede manifestar a través del estado emocional de la culpa

Pine, para responder con aceptación ante las imperfecciones de nuestras acciones.

Las lecciones que aprendemos a través de Pine son las del perdón, la responsabilidad, amor y perdón hacía uno mismo, aceptación de la imperfección, liberación, comprensión y humildad.

5) La Autodefinición

Es la necesidad de ser diferente, de sentirse únicos y poder expresar nuestra propia singularidad, de sentirse respetado en esa diferencia que nos hace únicos a cada uno de nosotros.

Ante la necesidad de autodefinición no cubierta, si no podemos hablar de los propios logros, de las cualidades personales, de lo que nos gusta o no nos  gusta, si no tenemos permiso ya sea interno o externo para manifestar nuestras peculiaridades podemos volvernos competitivos y conflictivos.

Otro hecho común ante esta necesidad no cubierta es la aparición de las dudas ante la toma de decisiones.

En cualquier relación sana, saludable, debe satisfacerse la necesidad de autodefinición.

Cliente: Me siento único y diferente cuando cuento con tu respeto

Cerato, nos ofrece el valor de la sabiduría interior para dejar de buscar las respuestas en los demás.

Las lecciones que aprendemos a través de Cerato son las de la confianza, la sabiduría y la seguridad

La falta de atención a la necesidad relacional de la autodefinición puede provocar estados de aislamiento y soledad

Water Violet, nos ofrece el valor para compartir ante el aislamiento.

Las lecciones que aprendemos de Water Violet, son la alegría, la humildad, el compartir.

6) Hacer Impacto

Impactar en el otro significa influir en el otro de la forma deseada, significa que podemos influir en el otro de alguna manera, de producirle una respuesta emocional, de cambiar lo que piensa.

Cliente: Me siento reconocido cuando empatizas conmigo

Una distorsión de la necesidad de hacer impacto no cubierta podrá desencadenar estados de impaciencia, de falta de tolerancia, de falta de respeto.

Impatiens, nos ofrece el valor de la paciencia para asumir los ritmos de la vida.

Las lecciones que aprendemos a través de Impatiens son las de la paciencia, la calma, ritmo vital que permite el estar presentes, la indulgencia que nos enseña a saber esperar, a ver que cada uno necesita  su tiempo, el pararse a observar,  perdonar las diferencias de los demás,  desarrollar la empatia.

Vervain, nos ofrece el valor de la tolerancia ante las diferencias de los demás.

Las lecciones que aprendemos a través de Vervain  son las de la tolerancia, la calma, el respeto y la moderación.

7) El Otro tomando la Iniciativa

Si en una relación solo una de las partes toma la iniciativa se produce un desequilibrio, hay momentos en que es necesario atender a esta necesidad relacional.

Cliente: Necesito sentir que en algunos momentos me orientas

Wild oat, nos ofrece la ayuda para encontrar el sentido a nuestra vida.

Las lecciones que aprendemos a través de Wild oat son la orientación, la concreción, definir nuestros objetivos, equilibrio, satisfacción con lo que realizamos

 8) Expresar Amor
El cariño, el afecto, la estima, el aprecio, expresar estos sentimientos constituye una necesidad relacional, la de expresar amor

Amar y sentirse amado es el necesidad relacional más fundamental del ser humano

Cliente: Necesito sentir que me siento amado y puedo expresar amor

La carencia ante la necesidad relacional de expresar amor podrá provocar estados emocionales de celos, envidias, intolerancias y rencores

Holly, nos ayuda a vivir con armonía, para responder con confianza ante los pensamientos de sospecha.

Las lecciones que aprendemos de Holly son las del amor universal, la confianza, la transformación y la convivencia.

Willow, un remedio que nos habla del resentimiento, para responder con humildad ante los tropiezos de la vida.

Las lecciones para aprender de Willow son las del perdón, la responsabilidad y la humildad.

Beech, el remedio para revertir la intolerancia y la soberbia, para responder con comprensión a las imperfecciones de los demás.

En las lecciones de Beech encontramos la tolerancia, la compasión, la indulgencia, la comprensión, la adaptación y la benevolencia

Chicory, nos ofrece el valor del respeto ante la libertad de los demás.

Las lecciones que aprendemos a través de Chicory son las del respeto por los demás, el asumir la propia responsabilidad, ser capaz de perdonar las diferencia de los demás, agradecer y dar libertad

Vine, nos ofrece la ayuda para la tolerancia y flexibilidad hacia los demás.

Las lecciones que aprendemos a través de Vine son las del respeto, el diálogo, la indulgencia, sintonizar con la escucha.


(1)  Alba Payás Puigarnau, Las tareas del duelo, Psicoterapia de duelo desde un modelo integrativo-relacional, Espasa Libros, 2010

(2)  Amanda Céspedes Calderón, María Ester Céspedes Calderón, Terapia floral para niños de hoy, Vergara, 2007

(3)   John Read, Entrevista La Contra de La Vanguardia, 26 mayo 2012

http://www.lavanguardia.com/lacontra/20120526/54299990135/johnread-si-oyes-voces-y-ves-visiones-no-estas-mal-de-la-cabeza.html

 Chicory en El Jardí de les essències

Publicado en la Revista 86 de Sedibac, Otoño 2017
Fotografía: Pilar Vidal Clavería
Terapeuta floral 
Counseling integrativo-relacional de duelo y pérdidas


viernes, 23 de marzo de 2018

Impatiens y su vigencia actual

Nunca deja de sorprenderme el confirmar como la principal finalidad de la utilización de  Impatiens, el primero de los remedios que el doctor Edward Bach descubriera en septiembre de 1928 en las orillas del río Usk, cerca de Crickhowell, en Gales, continúe casi 90 años después de su descubrimiento totalmente vigente y no sólo vigente sino imprescindible en la sociedad actual.

La paciencia, la virtud o valor que desarrolla la toma de Impatiens tiene unas implicaciones positivas que quedan corroboradas por un estudio que se realizó en California en los años sesenta del siglo pasado.

Se realizó un estudio en niños de cuatro y cinco años que demostró que los niños que son pacientes cuando son adultos tienen una vida mejor.

En el experimento se les ofrecía a los niños un caramelo, se lo podían comer ya, pero si esperaban a hacerlo cuando el experimentador volviera a la sala, es decir si tenían paciencia, obtendrían un segundo caramelo.

Podían hacer lo que quisieran, los que lo comían ya,  eran niños impacientes y los que podían esperar eran niños pacientes.

El psicólogo que realizaba el experimento decidió ir siguiendo a estos niños a lo largo de su vida, en la actualidad rondan los cincuenta y cinco años, las conclusiones de la observación es que los niños pacientes han tenido una vida de más calidad, han obtenido mejores calificaciones, han ido a la universidad, han sido menos obesos y menos propensos a las adiciciones.

Y no únicamente el aspecto de la paciencia, en cuanto a saber y poder esperar,  y de la importancia de ver su sentido para conseguir una mejor calidad de vida, sino también el transmitir a los niños desde nuestra postura adulta la importancia de aceptar las demoras.

Nuestra cultura actual inmersa en la inmediatez requiere del desarrollo de la paciencia para que la tensión, la intolerancia y la irritabilidad consecuencias directas de la falta de paciencia reviertan en saber esperar, pararse a observar y desarrollar la empatía.


Fotografía: Pilar Vidal Clavería
Terapeuta floral 
Counseling integrativo-relacional de duelo y pérdidas

Las informaciones sobre les Flores de Bach que aparecen en los artículos de este blog son únicamente de carácter orientativo e informativo. Cada persona necesita un tratamiento individualizado, que debe ser prescrito por un terapeuta floral acreditado.   




domingo, 18 de marzo de 2018

Aitona, la vida en rosa

La belleza puede ser breve, por ello la propuesta que desde hace seis años se realiza para visitar los
los campos frutales en floración de la población de Aitona, Lleida, queda restringida al mes de marzo.

Aitona tiene cada vez más visitantes que entusiasmados disfrutamos de la belleza del color de las flores de sus árboles cultivados, en especial del rosa de las diversas variedades de melocotoneros.

Hay diversas rutas por libre o guiadas, Fruiturisme,  que transcurren por los campos y andando o en bici hacen que la mirada y el corazón  se inunden de un rosa pálido o más intenso que siempre enamora.

Flores de melocotoneros en Aitana

Ramas que casi se entrelazan en los campos de melocotoneros

Del rosa pálido al más intenso la belleza de las flores es inqüestionable

Campos de melocotoneros en plena floración
Vistas desde la Ermita de estilo románico de Sant Joan de Carratalà

Flores de melocotoneros en Aitana

Vistas desde la Ermita de estilo románico de Sant Joan de Carratalà

Fotografías: Pilar Vidal Clavería 
Terapeuta floral 
Counseling integrativo-relacional de duelo y pérdidas
Aitona, Lleida, marzo 2018


sábado, 10 de marzo de 2018

Casa Vicens, Gaudí

La Casa Vicens el primer edificio de Antoni Gaudí en Barcelona fue un encargo de Manel Vicens i Montaner en el 1883, una casa de veraneo en las afueras de la ciudad de Barcelona, un edificio que permitió a Gaudi desarrollar los inicios de su gran talento, fue el primer encargo para un cliente adinerado. El año 1883 es también el del inicio de las obras de la Sagrada Familia.

Comedor de la Casa Vicens, decorado con pinturas al óleo y madera del pintor Francesc Torrescassana i Sallarés
El techo del comedor está formado por losetas de cartón prensado que representa a los madroños y entre el techo y la pared hay un friso de ménsulas con claveles rojos. En las paredes hojas de hiedra están esgrafiadas sobre un fondo amarillo

El fumador, de estilo islámico
Con una falsa cúpula en forma de colmena de abejas, de la que cuelga una lámpara con carácteres alcoránicos. Las paredes están recubiertas de losetas de cartón con relieve, en la parte inferior baldosas con flores recuerdan a un patio andaluz.
La puerta de salida al jardín combina madera con vídrios de colores
 
Habitación de la cúpula, decorada en tromple-l'oeil, recurso que permite conectar el interior de una sala con el exterior.

Detalle de la representación de la flor de la Pasión en la habitación azul

Detalle de las baldosas con flores de claveles moros 
“Cuando fui a tomar las medidas del solar, estaba totalmente cubierto de unas florecillas amarillas, que son las que adopté como tema ornamental en la cerámica. También encontré una exuberante palma de palmito, las hojas de la cual, fundidas en hierro, llenan la cuadrícula de la verja y de la puerta de entrada a la casa.” Con estas palabras, Joan Bergós, discípulo y gran amigo de Antoni Gaudí, pone en boca del arquitecto cómo surgió su inspiración a la hora de concebir unos de los motivos más característicos de la Casa Vicens: la cerámica vidriada con claveles y la valla de hierro fundido con el palmito."
https://casavicens.org/es/blog/naturaleza-hecha-arquitectura/

Torre con cúpula en la cubierta transitable de la Casa Vicens

Detalle de las baldosas con flores de claveles moros en la torre con cúpula de la cubierta

 Hojas del palmito, margalló, Chamaerops humilis,   reproducidas en la reja de hierro en la entrada de la casa

Fotografías: Pilar Vidal Clavería 

Terapeuta floral 

Counseling integrativo-relacional de duelo y pérdidas
Barcelona, marzo 2018


sábado, 3 de marzo de 2018

Lisboa, tópicos y Arte en la calle

Una visita a Lisboa tiene el encanto y el sabor del pasado junto a la agilidad y la vanguardía del presente. Lisboa crece y también mantiene el punto de autenticidad que la hace agradable y seductora.
Dos días en Lisboa me han dejado con ganas de volver, pasear, descubrir y redescubrir rincones, monumentos clásicos o innovadores.
El monasterio de los Jerónimos imprescindible y antes o después tomarse un pastel de Belém en el propio Belém, recién salido del horno y con canela.
Disfrutar de obras de arte en la calle, arte de rua, subir en tranvía o en sus elevadores y perderse por Alfama.

Claustro Monasterio de los Jerónimos, de arquitectura manuelina, 
Manuel I ordenó su construcción para conmemorar el regreso de la India de Vasco de Gama

Claustro Monasterio de los Jerónimos

Obra de Artur Bordalo, BORDALO II, en la Avenida 24 de Julho

Obra de ARACÊ en LX Factory, Alcantara

Alfama, barrio más tradicional de la Lisboa antigua

Alfama

Ascensor da Glória, inaugurado en 1885, es obra del ingeniero portugués Raoul Mesnier du Ponsard, conecta la plaza de los Restauradores con el Barrio Alto

Fotografías: Pilar Vidal Clavería 
Terapeuta floral 
Counseling integrativo-relacional de duelo y pérdidas
Lisboa
febrero 2018

  

viernes, 16 de febrero de 2018

Heather en Citas que acompañan a las Flores de Bach


HEATHER
Aquellos que siempre buscan la compañía de cualquier persona que esté disponible, pues para ellos es necesario comentar sus propios asuntos con los demás, sin importar quien quiera que el otro sea. Son personas infelices si tienen que estar solas durante un cierto lapso de tiempo.
 
Los doce sanadores. Edward Bach

Necesito a alguien que me mire a los ojos cuando le hablo.
Que escuche mis tristezas y desiertos con paciencia y que,
aunque no me entienda, respete mis sentimientos.
Necesito a alguien que venga a luchar a mi lado sin que tenga que llamarlo.
Alguien lo suficiente amigo para decirme las verdades que no quiero oír a pesar de saber que me puede ofender.
Por eso, en este mundo de indiferentes, necesito a alguien que crea en aquella cosa misteriosa, desacreditada y casi imposible: la amistad!
Que se obstine en ser leal, simple y justo.
Que no se vaya algún día si pierdo mi dinero y ya no pueda ser el más rico de la fiesta.
Necesito un amigo que reciba con gratitud mi ayuda y mi mano tendida, aunque ambas no sean suficientes para sus necesidades.
No pude escoger quien me trajo al mundo, pero puedo escoger a un amigo.
En esta búsqueda, empeño mi alma, porque con una amistad verdadera la vida se vuelve más sencilla, más rica y más bella.

Charles Chaplin

No puedes escuchar de verdad a alguien y hacer otra cosa al mismo tiempo

M. Scott Peck


La escucha es la cosa más difícil de hacer. Para escuchar de verdad, las dos partes en el diálogo han de estar abiertas, sin prejuicios ni memoria, en entera disposición de comprender. El verdadero diálogo supone una enorme valentía al ponerse frente al otro completamente desnudo y sin mecanismos de defensa. Esto produce una humildad y sencillez plena. Cuesta, pero es el único camino de la paz, y eso no quiere decir que te dejes avasallar o que seas blando, pues hace falta mucho más valor para esto que para ir por ahí soltando tiros o tirando bombas

Anthony de Mello

Si escuchas de verdad, acabas entendiendo

Elvira Coderch




Publicado en la Revista 87 de Sedibac, Invierno 2017-2018
 
 Fotografía: Pilar Vidal Clavería
Museu Nacional d'Art de Catalunya
Terapeuta floral
Counseling integrativo-relacional duelo y pérdidas


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...