miércoles, 9 de agosto de 2017

El mundo nace en cada beso

El mundo nace en cada beso, El món neix en cada besada, es una composición de piezas de cerámica que se encuentra en el barrio gótico de la ciudad de Barcelona, cerca de la Catedral.

Se trata de un mural, un  fotomosaico formado por 4000 piezas realizado por el fotógrafo Joan Fontcuberta, junto a la colaboración del ceramista Antoni Cumella.

Inagurado en 2014, conmemora el tricentenario de la caída de Barcelona en la guerra de Sucesión Española el 11 de septiembre de 1714.

Sus ocho metros de ancho y cuatro de largo contiene fotografías de lectores que enviaron a la redacción de El Periódico con el lema de "Momentos de libertad"


Fotomosaico El món neix en cada besada en la plaça Isidre Nonell de Barcelona

 Las 4000 fotografías formaron una gran imagen gracias a un programa informático que selecionaba las fotos por su color y densidad

El conjunto de piezas conforman un gran beso, junto a la fotocomposición hay una placa con una significativa frase
El ruido de un beso no es tan ensordecedor como el de un cañón, pero su eco es más duradero
Oliver Wendell Holmes

80 columnas por 50 filas representan lo que siginifica la libertad para cada uno de los lectores de El Periódico

Fotografías: Pilar Vidal Clavería 
Terapeuta floral 
Counseling integrativo-relacional de duelo y pérdidas
Agosto 2016

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...